FANDOM


Jaime Gil de Biedma (1929-1990) fue un poeta español de la Generación del 50. Dentro de este grupo se le adscribe además a la llamada Escuela de Barcelona, un conjunto de escritores catalanes unidos por la amistad y por la lucha antifranquista. Entre ellos destacaron el también editor Carlos Barral, Gabriel Ferrater, Juan Marsé y José Agustín Goytisolo.

TESIS - GIL DE BIEDMA14:24

TESIS - GIL DE BIEDMA

Tesis. Documental sobre Gil de Biedma

El autorEditar

Jaime Gil de Biedma nació en 1929 en el seno de una familia burguesa castellana radicada en Barcelona. Su padre se había trasladado a la capital catalana para trabajar en una compañía de tabacos, empresa en la que el propio poeta estuvo empleado muchos años. Gil de Biedma estudió Derecho en Barcelona y en Salamanca, donde obtuvo la licenciatura.

Gil de biedma.jpg
Recibió una esmerada educación y tuvo desde muy joven acceso a los grandes poetas en lengua francesa, como Baudelarie. En 1953 se trasladó a vivir a Oxford, lo que le ayudó a mejorar su conocimiento del inglés y le puso en contacto directo con la literatura anglosajona, hecho que ejercería una influencia determinante en su obra. A partir de 1955 trabajó en la empresa de tabacos familiar y pasó largas temporadas en el extranjero, especialmente en Manila (Filipinas).

Durante los últimos veinte años de su vida, Gil de Biedma fue un claro ejemplo de doble vida: por un lado, alto ejecutivo y burgués, todo un caballero de refinadas costumbres, amante de los lujos y la vida fácil; y por el otro, artista de la palabra. simpatizante del marxismo y abiertamente homosexual -aunque no al principio-. Estas contradicciones marcaron su compleja vida interior y le infundieron un gran pesimismo que le llevó a buscar diversas experiencias autodestructivas.

23.jpg

Jaime Gil de Biedma

Su poesía suele llevar la etiqueta de poesía de la experiencia y se define como una lírica moderna, de gran perfección formal pero desnuda de rimas, de lenguaje preciso pero coloquial, abundante en episodios narrativos de la propia vida y con un tinte irónico que no excluye cierta intención moralizante. En este sentido, podemos destacar como ejemplo el poema Contra Jaime Gil de Biedma , en que el poeta se desnuda psicológicamente sin pudor.

Buscando modelos diferentes a los de la poesía española de su tiempo, Gil de Biedma se carteó con uno de autores favoritos, el gran poeta de la Generación del 27 Luis Cernuda, que entonces vivía en el exilio y bastante olvidado. Otras de sus referencias fueron Jorge Guillén y Vicente Aleixandre, también miembros del grupo del 27.

Su obra poética es breve pero ha tenido un enorme impacto en la poesía hispánica de fines del siglo XX. Sus libros principales son: Compañeros de viaje (1959) que incluye la parte más social de su obra; Moralidades (1966), considerada su mejor obra, y Poemas póstumos (1968), en que muestra su personalidad desengañada. Finalmente, recogió sus poesías completas en Las personas del verbo (1975-1982). Además, publicó varios ensayos literarios y unas interesantes memorias tituladas Diario del artista seriamente enfermo (1974).

Gran poeta del amor, icono de la libertad de pensamiento, de la libertad sexual y del refinamiento literario, la figura de Gil de Biedma es hoy una de las que más atrae la atención de los poetas jóvenes. Murió, enfermo de SIDA, en Barcelona en 1990.

El textoEditar

Intento formular mi experiencia de la guerra

Fueron, posiblemente,
los años más felices de mi vida,
y no es extraño, puesto que a fin de cuentas
no tenía los diez.

Las víctimas más tristes de la guerra
los niños son, se dice.
Pero también es cierto que es una bestia el niño:
si le perdona la brutalidad
de los mayores, él sabe aprovecharla,
y vive más que nadie
en ese mundo demasiado simple,
tan parecido al suyo.

Para empezar, la guerra
fue conocer los páramos con viento,
los sembrados de gleba pegajosa
y las tardes de azul, celestes y algo pálidas,
con los montes de nieve sonrosada a lo lejos.
Mi amor por los inviernos mesetarios
es una consecuencia
de que hubiera en España casi un millón de muertos.

A salvo en los pinares
-pinares de la Mesa, del Rosal, del Jinete!-,
el miedo y el desorden de los primeros días
eran algo borroso, con esa irrealidad
de los momentos demasiado intensos.
Y Segovia parecía remota
como una gran ciudad, era ya casi el frente
-o por lo menos un lugar heroico,
un sitio con tenientes de brazo en cabestrillo
que nos emocionaba visitar: la guerra
quedaba allí al alcance de los niños
tal y como la quieren.
A la vuelta, de paso por el puente Uñés,
buscábamos la arena removida
donde estaban, sabíamos, los cinco fusilados.
Luego la lluvia los desenterró,
los llevó río abajo.

Y me acuerdo también de una excursión a Coca,
que era el pueblo de al lado,
una de esas mañanas que la luz
es aún, en el aire, relámpago de escarcha,
pero que anuncian ya la primavera.
Mi recuerdo, muy vago, es sólo una imagen,
una nítida imagen de la felicidad
retratada en un cielo
hacia el que se apresura la torre de la iglesia,
entre un nimbo de pájaros.
Y los mismos discursos, los gritos, las canciones
eran como promesas de otro tiempo mejor,
nos ofrecían
un billete de vuelta al siglo diez y seis.
¿Qué niño no lo acepta?

Cuando por fin volvimos
a Barcelona, me quedó unos meses
la nostalgia de aquello, pero me acostumbré.
Quien me conoce ahora
dirá que mi experiencia
nada tiene que ver con mis ideas,
y es verdad. Mis ideas de la guerra cambiaron
después, mucho después
de que hubiera empezado la postguerra.

El comentarioEditar

ImagesCACW7527.jpg

En este poema se hace un relato sentimental de los recuerdos infantiles del autor a propósito de la Guerra Civil Española. Lejos de Barcelona, Jaime Gil de Biedma pasó los años de la guerra con parte de su familia en un pueblo de Segovia, donde tenían su casa solariega.

Allí, a salvo de batallas y penurias, la guerra constituyó para él un motivo para jugar, para no ir a la escuela, para tener días y más días de libertad. Lejos de los bombardeos y las muertes, del hambre y la represión política, lejos de la lucha fratricida y terrible, la guerra fue para él, extrañamente, un periodo feliz y despreocupado, en el que apenas había algún pequeño sobresalto como el del río, del que salieron cadáveres de fusilados cuando llegó la primavera...

En este texto se nos muestra la infancia como un período feliz e inconsciente, en clara contradicción con la edad adulta, en la que el poeta será plenamente consciente de lo que ocurrió y rechazará firmemente tanto las muertes provocadas sin sentido como la ideología triunfante en la postguerra: las canciones del franquismo, la sumisión al poder militar, la represión política, la historia falseada por los vencedores -de ahí la idealización del Imperio Español-, etc.

GLOSARIO

páramos

gleba

mesetarios

en cabestrillo

nimbos

MultimediaEditar

JAIME GIL DE BIEDMA,00:39

JAIME GIL DE BIEDMA,

No volveré a ser joven (voz del autor)








Enlaces de interésEditar

Intento formular mi experiencia de la guerra: el recuerdo de la infancia en tres poemas de Gil de Biedma

Jaime Gil de Biedma fue el protagonista de un excelente programa documental de TVE que puede verse en RTVE a la carta. Está en Los Imprescindibles de TVE y contiene archivos de audio y poemas recitados por el autor. Todo un festival informativo.

El cónsul de Sodoma (2009): película de Sigfrid Monleón basada en la biografía del poeta.

Comentario de texto: Contra Jaime Gil de Biedma

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar