FANDOM


Gabriel Celaya (1911-1991) fue un poeta español de la generación literaria de la posguerra. Es, junto con Blas de Otero , uno de los más destacados representantes de la corriente que se denominó poesía social o «poesía comprometida».
Gabriel celaya

Gabriel Celaya (De www.gabrielcelaya.com)

El autorEditar

Nace el 18 de marzo de 1911 en Hernani (Guipúzcoa). En 1922 reside en Francia y en el Escorial por problemas de salud. La lectura es su ocupación preferida.

En el 1927 decide estudiar Ingeniería Industrial en Madrid. En la capital española conoce a García Lorca, Buñuel, Dalí, Ortega y Gasset, Unamuno, Juan Ramón Jiménez y a los intelectuales más célebres que pasan por la Residencia de Estudiantes que es donde Celaya vivía. Inicia una Historia General del Teatro, obra inacabada.

En 1933 hace el servicio militar en Cuatro Vientos (Madrid). Una vez terminados sus estudios, viaja a Inglaterra y regresa a San Sebastián para trabajar en la empresa familiar. Publica Marea del silencio, con el nombre de Rafael Múgica. Es encarcelado al caer Bilbao en poder de las tropas rebeldes.

Más tarde funda en San Sebastián la colección de poesía Norte. Comienza a publicar artículos en el periódico La Voz de España y los años posteriores no para de publicar poemas y traducciones.

Abandona su profesión de ingeniero y su trabajo en la empresa familiar. Se traslada a vivir a Madrid para dedicarse exclusivamente a la literatura. Continua publicando poemas, obras, escribiendo artículos... y en 1996 viaja a cuba con Alfonso Sastre.

Es galardonado con el Premio Nacional de las Letras Españolas por el Ministerio de Cultura. Posteriormente, la Biblioteca Nacional organiza en Madrid la exposición Notícia de Gabriel Celaya y se estrena su obra teatral El relevo.

En 1991 fallece en Madrid. Más tarde, recibe a título póstumo el nombramiento de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Granada, nombramiento que se concedió en vida del poeta, y fue aceptado por él.

El textoEditar

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia, fieramente existiendo, ciegamente afirmado, como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente los vertiginosos ojos claros de la muerte, se dicen las verdades: las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados, piden ser, piden ritmo, piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto, con el rayo del prodigio, como mágica evidencia, lo real se nos convierte en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas.  Siento en mí a cuantos sufren y canto respirando. Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos, y calculo por eso con técnica qué puedo. Me siento un ingeniero del verso y un obrero que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta a la vez que latido de lo unánime y ciego. Tal es, arma cargada de futuro expansivo con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada. No es un bello producto. No es un fruto perfecto. Es algo como el aire que todos respiramos y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado. Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

El comentarioEditar

Celaya saca de si lo más profundo. Prefiere crear poesía como mensaje de acción y utilizar los poemas como una herramienta, para transmitir un mensaje de lucha: "Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestra poesía no puede ser, sin pecado, un adorno. Estamos tocando el fondo." Pretende hacer poesía didáctica y menos estética.

En esta composición abundan los versos de dieciséis, catorce y ocho sílabas. Tiene un ritmo marcado por la repetición anafórica y por una rima suave e irregular en asonante.

Celaya escribe un puñetazo, un golpe a la conciencia, un poema para que los lectores entiendan que la poesía es necesaria para todos, para denunciar al mundo aquello con lo que no estamos de acuerdo; quiere expresar que la poesía no tiene que ser un producto pensado sino el complemento al aire que respiramos, algo así como el pan de cada día ya que piensa que es una de las mejores maneras de expresarse.

Así, podemos decir que el tema del poema es la palabra como herramienta para expresarse.

Durante todo el poema observamos el yo poético, Maldigo la poesía concebida como un lujo. Aunque a veces hay un tono en segunda persona del plural para referirse directamente a las palabras: 'Quisiera daros vida, provocar nuevos actos, y calculo por eso con técnica, que puedo.

El lenguaje es en la mayoría del poema conciso y claro, tomando seriedad con lo que dice o denuncia. También usa un estilo estilizado: el autor selecciona un aspecto de la realidad y lo expone deformando en dos direcciones, una idealista, que muestra el lado agradable y estético de las cosas, y otra expresionista, en la que sobresalen los aspectos ingratos.

Se encuentran figuras retóricas:

- Personificaciones: 'Cuando se miran de frente los vertiginosos ojos claros de la muerte...

- Enumeraciones que dan profundidad al verso: 'Las bárbaras, terribles, amorosas crueldades; Piden ser, piden ritmo, piden ley para aquello que sienten excesivo...

- Anáforas: ''como el pan de cada día

como el aire que exigimos trece veces por minuto'.

- Metáforas: 'Estamos tocando el fondo..

Para ir terminando el comentario, podemos decir que la ideología del autor era de izquierdas, antifranquista pero se sentía español aún ser vasco. Eso puede influir en muchos poemas donde se alude muchas veces a la península.

Hoy en día, este poema no está pasado de moda ya que habría podido ser que alguien lo escribiera actualmente, quizá en otra parte del mundo donde no hay aún total libertad de expresión.

Se puede relacionar con Blas de Otero que tampoco hace una poesía con intención totalmente lírica, es más cercano a la poesía crítica, poesía social.

Gabriel Celaya quería, en conjunto, que la gente llana, el pueblo, supiera la importancia de la palabra, que muchas veces puede ser más efectiva que los golpes, los gestos... y con ella manifestar alegría, decepción, llegar a cambiar el mundo. Fuente principal: http.//lenguayliteratura.org LRehues 11:52 5 mar 2011 (UTC)

MultimediaEditar

Paco Ibañez - La Poesia es un arma cargada de Futuro04:21

Paco Ibañez - La Poesia es un arma cargada de Futuro

Paco Ibáñez canta el poema y destaca su actualidad.

Joan Manuel Serrat - La poesía es un arma cargada de futuro03:24

Joan Manuel Serrat - La poesía es un arma cargada de futuro

Serrat hace su versión sobre música de Ibáñez.













Poemas inéditos de Gabriel Celaya01:59

Poemas inéditos de Gabriel Celaya

Breve reportaje con poemas inéditos de Celaya.






Enlaces de interésEditar

+ http://www.gabrielcelaya.com/ Está bastante completa y me han gustado sus dibujos.

+ http://amediavoz.com/celaya.htm Recoge algunos de sus poemas.

+ http://www.literato.es/autor/gabriel_celaya/ Frases y versos del autor.

http://www.youtube.com/watch?v=laWOBCnAwFM

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.